Un día, hace años, en mis comienzos en el mundo del diseño, le mostraba un trabajo a mi jefe, y en un momento me dice:
Eso no está bien, hacelo de otra forma, así y así“. Yo estaba creído que lo había hecho bien, por eso le pregunte: “¿Y porque tengo que hacerlo de esta forma?“, me respondió: “¿Por qué tiene que tener una explicación?, a veces no tiene porque explicarse, hacelo así y listo“.

Luego me di cuenta de que tenía razón, realmente quedaba mejor como me había dicho é y también me di cuenta de que uno debe ser muy crítico con su trabajo y siempre tenerlo bajo la lupa, que sea nuestra realización no significa que esté correcto. Es más, los primeros críticos de nuestro trabajo debemos ser nosotros y también escuchar con atención la crítica del otro, sin recelos, abiertos y siempre dispuestos a por lo menos probar con los consejos u opiniones que nos dan; no importa si el que nos critica tenga poca o mucha experiencia, sea muy bueno o discreto en el trabajo. Siempre nos van a aportar algo.

Pero de aquello que me había dicho mi jefe, había algo que no me cerraba, que no me había caído bien; y era de la forma que me lo planteó, denotaba poco interés en que yo entendiera el problema. Estoy convencido de que toda mejora responde a una razón y esa razón expuesta de forma clara es en definitiva lo que nos ayudara a ser autocríticos y no enojarnos.

Aceptar una crítica no es asentir con la cabeza sino efectuarle cambios al trabajo en consecuencia, o por lo menos tenerla siempre presente.

Vayamos al tema del título del post, “Lindo, feo o cuestión de gustos“.
Estoy convencido de que cuando un diseñador lleva su trabajo a una cuestión de gustos está subjetivando para justificar sus carencias.
Se debe llevar algo al terreno del gusto cuando ya se encuentra resuelto, luego, si quieren, podemos hablar de gustos, pero NO antes.

Armani nos cuenta una cosa sobre la forma de vestir, nos dice que cuando una persona es fea lo que tiene que hacer es vestir de tal forma de que la atención no esté en su cara, que logre ser de alguna forma excéntrica para que destaque su actitud por encima de su belleza. Cuando una persona es muy linda, debe hacer a la inversa, vestirse sutilmente de manera que la atención vaya a su rostro que es donde está su fuerte.

Este es un claro ejemplo de como resolver el problema, luego de resolverlo podemos hablar de gustos y ver si esa vestimenta sutil a usar es gris, negra o azul marino, pero antes tenemos que atacar el problema y ahí los gustos no juegan.

Esto se aplica para todo el diseño, un claro ejemplo de esto es el uso indebido de los efectos brindados por los programas (software), para resolver un problema se necesita entenderlo y saberlo atacar para luego darle su debida estética, agregarle efectos, componerlo, etc. La clave está en lograr equilibrio y hacer que los elementos tengan sentido y sean parte de un todo, más que la sumatoria de conocimientos aplicados.

Lo que les puedo decir es que pensemos muy bien antes de afirmar, “A mí me gusta así, es un tema de gustos.

¡Hasta pronto!

Categoría: Free style

Publicado por: negro

Artículos Relacionados

6 Respuestas para “Lindo, feo o cuestión de gustos…”

  • Negro, ants que nada me encanta tu intención de compartir vivencias que significaron aprendizajes para que todos podamos sacar algo positivo. Creo que de esta como siempre juega un papel importante la forma de decir las cosas. No todo es blanco o negro porque sino no habría opinión ni debate.

    “Tu trabajo le falta tal y tal cosa” es totalmente distinto y enriquecedor a “no me gusta, cambialo hasta que me guste”.

    Como diseñador, es bueno estar abierto a la crítica pero con fundamentos, tampoco sirve el “me encantó tu trabajo” solamente, está bueno que hasta cuando te felicitan te digan el porqué, para saber si el usuario encontró lo que uno quiso mostrar, si le fue fácil o demoró más de la cuenta, etc.

    En mi caso no ando preguntando pero sí le explico al cliente antes de empezar a trabajar o contra el trabajo realizado porqué se hará de tal o cual modo, de esa manera sabemos si los que lo ven después (recordemos que el cliente no vive solo, tiene familia, colegas, etc a los cuales seguramente les solicitará un primer feedback) ven lo que uno quiso mostrar. Y ahí es donde uno tiene que ser humilde y sacarse el balde, si varios no vieron lo que uno quiso mostrar ya no es cuestión de gustos, es momento de ver el problema nuevamente e intentar resolverlo.

    un abrazo

  • Estoy de acuerdo compañero. Ahora yo creo que no todo el tiempo vamos a encontrar gente que nos argumente todo. Está en nosotros tener la capacidad de interpretarlo. No necesariamente una crítica es cierta cuando nos la argumentan, de hecho muchas veces encontramos gente muy capaz que no sabe transmitir las cosas.
    La crítica del cliente o usuario es valedera, pero no debemos olvidarnos que también es ambigua y que muchas veces está condicionada por algo que vio antes o algo que pertenece a alguien que admira no siendo objetivo muchas veces.

    Por eso aunque no nos guste, no hay mejor crítica que la de la persona que hizo 300 veces lo que nosotros estamos haciendo, aunque muchas veces lamentablemente no le interese dedicarnos 1 minuto para que nosotros entendamos, por ahí porque su objetivo no es hacer docencia sino entregar en fecha un trabajo para facturarlo.

    abrazo ;)

  • Interesante artículo negro… es más, me acuerdo de un jefe nuestro que opinaba así. Aunque creo que nunca le gustó algo, siempre tenía un “mmm… emm…” ¿No será el mismo que mencionás vos?
    Abrazo

  • jejeje, exacto, usted está en lo cierto.

  • 5
    walter marsaglia

    Lo lindo , lo feo no existe , se dice que lo lindo es concecuencia de lo correcto… cuando te dan una respuesta o una critica sobre un trabajo lo importante es saber interpretarlo teniendo en cuenta la fuente, siendo critico con la fuente, y porque tiene una vision determinada
    si exponemos nuestro trabajo a distintos usuarios de seguro que obtendremos tantas respuestas particulares a cada persona que entrevistamos, ahi es donde el diseñador debe discerinr, es necesario ir mas alla y ver el problema mas de fondo.
    seguramente no sera un solo problema sino varios ahi la tarea sera articularlos otorgandoles valor segun la finalidad del objeto, algunos seran mutuamente excluyentespues entonces habra que posicionarse frente al problema y asignar valor a cada parte, porque claro antes de hacer esto hay que desarmar en partes nuestro problema producto o lo que fuere.. desmaterializar eso que vamos a diseñar.. para verlo primero por partes y luego como un todo… y de esa forma lograr el uno mas uno es tres..
    por ultimo olvidense de todo los que les dije y busquen su propio metodo…. y su forma de posicionarse frente a un problema ya que cada diseñador tendra una mirada particular y eso sera lo que le dara valor como diseñador.
    El pensamiento de cada uno sobre los objetos, mas alla de la funcion que obiamente debe cumplir el objeto, hay dentro del mimso segundas intenciones, algo asi como el marketing indirecto supongo, en donde se generan vinculos y reacciones o intensiones que a simple vista no se ven que van mas alla de la utilidad.

    espero no haberlos quemado mucho… jaja saludos

  • No, yo creo que habria que ahondar mas en el concepto de lo que se quiere evaluar, de esta manera podemos darnos cuenta si el fundamento de dicho objeto es o no correcto mas alla de si la idea es concebible o no en nuestro universo material…
    De cualquier manera no es para tratarlo en una charla de cafe, hay que analizarlo mas profundamente.
    Pero no van a entender a lo que yo apunto, porque esto no es una pipa.

Dejar una respuesta

XHTML: Tu pudes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>